Portugal

Portugal

Nueva escapada a Lisboa

Vuelvo con la cámara cargada después de pasar de nuevo unos días en Lisboa. Al no disponer nunca de excesivo margen de tiempo para hacer mis salidas, me estoy acostumbrando en los últimos tiempos a repetir destino para acabar familiarizándome con el lugar y poder sacarle todo el jugo. Y es que he acabado descubriendo que prefiero calidad antes que cantidad. Prefiero conocer bien las calles y los recodos de una ciudad, antes que haber estado en una docena de destinos de los que no recuerdo gran cosa en particular. Así, en los últimos tiempos me he centrado especialmente en Barcelona y Lisboa, sazonándolos con mis acostumbradas escapadas a Valencia, Burgos y Madrid.

Rua do Espirito Santo | Lisboa, Portugal

Rua do Espirito Santo | Lisboa, Portugal

Cuando llegas al Castelo de Sao Jorge, en Lisboa, tienes la oportunidad de introducirte de lleno en el alma de la ciudad. La urbe está llena de calles portuguesas con un aire a fado que parecen querer llevarte hasta el mismo centro de su historia.

Ya cuando subes con el tranvía, si te acercas desde la plaza Mayor, o desde algún punto más abajo, Lisboa te estará llamando desde el primer momento. Pasarás por calles estrechitas en las que los lisboetas tienen la ropa tendida en sus ventanas, junto a la misma vía del tren. De una manera tan natural que, al pasar, podrías tocarla con tus manos sin necesidad de estirar los brazos.

El Cristo Rei de Lisboa | Portugal

Cristo Rei desde Lisboa.

Un sitio que nunca me canso de buscar con la mirada cuando estoy en Lisboa, es el Cristo Rei, ubicado en Almada, pero visible desde la capital desde su creación, hace ya 80 años. Parece la puerta de entrada a la línea portuguesa que llevó a sus marineros hasta Río de Janeiro, en Brasil, donde uno de sus monumentos más conocidos es el de su impresionate estatua de Jesús.

Como toda la Historia de Portugal, esta estatua también está rodeada de mar, ubicada justo entre la desembocadura del Tajo y la entrada al Océano Atlántico. Y nunca pierde su encanto, sea la estación del año que sea. Sol, niebla, viento… Jamás ensombrecen su visita.

El mar de Lisboa y su tranvía | Portugal

Tranvía en el centro de Lisboa.

En el interior de Lisboa hay un tranvía que esconde cierta historia de amor con las aguas de un mar que se dejan ver a intervalos escondidos por los raíles de la ciudad. Dicen que dicho tranvía, conocido como el 28, lleva décadas recorriendo las calles lisboetas en busca de los destellos de su amor. Si el viajero que visita la capital portuguesa se detiene un momento a investigar con picardía en alguno de los callejones que destilan por los respiraderos de la avenida Liberdade, podrá comprobar cómo en realidad la ola siempre estuvo esperando.

Alguien debería contarle al tren descascarillado la leyenda de la luna y el sol: cursando caminos paralelos jamás se encontrarán. Y el acertijo, al fin, se resolverá.

Praia do Guincho | Portugal

Hay viajes en los que ciertos momentos mágicos se apoderan del tiempo. Así es como Praia do Guincho y yo nos encontramos cierto día en el que ya no la esperaba. Apareció por sorpresa. Con arena pinchando la piel y despertando al fin dentro de un sueño real. Y es que Praia do Guincho, una playa refugio de surfistas, es también el refugio de muchos soñadores en busca de momentos tangiblemente viajados.

Promesa de medianoche: Si Lisboa me dice ven, lo dejo todo.

Manifiesto viajero

El protocolo no prohíbe el buen humor

Un estigma de los últimos años que se asocia a la palabra protocolo es que muchos se empeñan en verlo como algo estático y aburrido
Tarta de queso en el Café España de Burgos

La catedral de Burgos en invierno

Por qué vestir bien

DESCUBRE Festivales

Entradas agotadas

La segunda edición del festival contará con Foo Fighters, Green Day, Kings of Leon, Foals, Alt-J, Wilco, Belle and Sebastian, Ryan Adams, Foster the People, M.I.A. y muchos más