Compartir
Follow Escritora Viajera on WordPress.com

Siempre he creído que la gastronomía es uno de los puntos fuertes de cualquier destino turístico. Es lo que te acerca al lugar, a su gente, a su agricultura, su economía y su modo de vida. Por este mismo motivo, cada vez que salgo de casa, al volver me gusta agasajar a los míos con alguna comida típica del sitio en el que acabo de estar.

Ahora, con el street food que nos ha traído el recuperado food truck – comida servida y elaborada en caravanas callejeras – tenemos una nueva opción de conocer diferentes ideas de comida rápida y de calidad, traídas desde la otra punta de España, o desde algún punto al que no tengamos pensado acercarnos de entrada.

Los festivales de música también están comenzando a ofrecer estos servicios, además de diferentes muestras de culturas transversales, con lo que estas experiencias van enriqueciéndose con un calendario cada vez más completo.

Algo que se acaba de vivir este fin de semana en Nules, localidad de la comarca de la Plana Baixa, y donde se han combinado juegos, música en directo y atracciones infantiles. Todo completado con un magnífico ambiente primaveral, que ha incitado a muchos a acercarse a probar alguna de las ofertas gastronómicas disponibles desde la tarde del viernes hasta el domingo a última hora. Quienes han asistido han podido probar catas, participar en concursos y probar otros líquidos, aparte de la sempiterna cerveza, entre los que destacaban los vinos de la provincia.

Un ambiente callejero de vuelta en esta zona de España, en la que se está comenzando a adoptar la costumbre de pasar más tiempo en las calles, compartiendo actividades pasajeras. Y es que tal vez está ahí el secreto de estas ofertas: su volatilidad, que nos hace dedicarnos más a fondo a aprovechar todo el jugo de jornadas como estas.

Related posts:

No hay comentarios

Dejar una respuesta


9 + 6 =