Mi primera escapada a Milán

Volando a Milán - FOTO de @escritoraviajera

Después de mi derrame cerebral por una malformación congénita arteriovenosa en agosto de 2010, me tocó adaptar mi vida a la nueva situación. De golpe y porrazo, mi mundo se encerró en una burbuja de la que fui saliendo muy poco a poco, y una de las cosas a las que tuve que renunciar durante casi todo este tiempo fue poder subir a un avión, ya que la presión no era lo más aconsejable en mi caso.

Tampoco lo experimenté como algo negativo, ya que me sirvió para descubrir otra manera de viajar, subiendo a trenes y recorriendo gran parte de la Península Ibérica con el enano rojo (sí, mi coche tiene vida propia). Aprendiendo que las cosas llegan cuando tienen que llegar, y disfrutando de todo lo que la vida me iba ofreciendo en cada momento. De despertar por la mañana con la luz del sol.

Así que imagínate cuando los médicos comenzaron a abrirme la veda y empecé a ir saliendo de esa burbuja. El momento más significativo de esta parte del proceso fue cuando me acerqué a Milán en el puente de noviembre de 2016. Después de tantos años sin poder subir a un avión, era mi primera prueba de fuego. Y valió la pena.

06/08/2010

Lo más bonito de la situación era que, aunque antes del 6-A yo ya hubiera viajado en avión, aquel día fue mi primer viaje consciente. Como una primera vez rodeada de muchas sensaciones nuevas, pero con la serenidad de quien ha aprendido que lo importante es saborear cada momento y dejar que todo vaya fluyendo.

Siguiendo mi estilo viajero, elegimos este destino porque era el billete de avión más económico que encontramos para esa fecha, y resultó ser una gran elección. Una vez allí, probamos todas las opciones posibles de transporte. Desde metro hasta tranvía, pasando por autobús urbano y tren de cercanías. Pero el gran protagonista fue ese avión de Air Europa, con el que viví una de las mayores proezas de estos siete años.

En otra entrada (muy pronto) te cuento qué nos dio tiempo de ver en sólo cuatro días, y cómo se come en la ciudad más chic de Italia, pero primero quería compartir contigo el inicio de este viaje y por qué tiene un significado especial para mí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recomendaciones y
descuentos

Comparto contigo las empresas con las que yo me muevo para que puedas conocer sus programas de viaje y te puedas beneficiar de sus descuentos. Si accedes desde mi web a mí me corresponde un porcentaje que me ayuda a seguir adelante con este proyecto.

¿Sigues
leyendo?

Aquí abajo tienes más posts para seguir viajando conmigo o conocer todo lo que he aprendido estos años sobre el marketing turístico en España y Portugal.

Tienda de cerámica en el barrio Alto

Capítulo 17: Ruta literaria por Lisboa

Las crónicas cuentan que fue la única ciudad europea en la que podían convivir judíos y refugiados que huían de los nazis con miembros de la realeza como Carol II de Rumania o los duques de Windsor

NEWSLETTER

Si quieres recibir todas las actualizaciones de mi universo, puedes apuntarte aquí a la NewsLetter. Odio el SPAM tanto como tú, así que no te bombardearé con correos y sólo te enviaré información de calidad.