Siguiendo mi estilo viajero ‘low cost’, elegimos este destino porque era el billete de avión más económico que encontramos para esa fecha, y resultó ser una gran elección


Después de mi punto y aparte en agosto de 2010, me tocó adaptar mi vida a la nueva situación. De golpe y porrazo mi mundo se encerró en una burbuja de la que fui saliendo muy poco a poco, y una de las cosas a las que tuve que renunciar durante casi todo este tiempo fue poder subir a un avión.

Pero ahora todo ha cambiado con este viaje a Milán.

Tampoco experimenté la experiencia de no poder volar como algo negativo. Me sirvió para descubrir otra manera de viajar, subiendo a trenes y recorriendo gran parte de la Península Ibérica con el enano rojo (sí, mi coche tiene vida propia). Aprendiendo que las cosas llegan cuando tienen que llegar y disfrutando de todo lo que la vida me iba ofreciendo en cada momento. De despertar por la mañana con la luz del sol.

Así que imagínate cuando los médicos comenzaron a abrirme la veda y empecé a ir saliendo de esa burbuja.

El momento más significativo de esta parte del proceso fue cuando me acerqué a Milán en el puente de noviembre de 2016. Después de tantos años sin poder subir a un avión, era mi primera prueba de fuego. Y valió la pena.

viaje a milán

Sobre raíles, camino a Bérgamo – FOTO de @escritoraviajera

6-A

Lo más bonito de la situación era que, aunque antes del 6-A yo ya hubiera viajado en avión, aquel día fue mi primer viaje consciente. Como una primera vez rodeada de muchas sensaciones nuevas, pero con la serenidad de quien ha aprendido que lo importante es saborear cada momento y dejar que todo vaya fluyendo.

Siguiendo mi estilo viajero, elegimos este destino porque era el billete de avión más económico que encontramos para esa fecha, y resultó ser una gran elección.

Una vez allí, probamos todas las opciones posibles de transporte. Desde metro hasta tranvía, pasando por autobús urbano y tren de cercanías. Pero el gran protagonista fue ese avión de Air Europa, con el que viví una de las mayores proezas de estos siete años.

En esta otra entrada te cuento qué nos dio tiempo de ver en sólo cuatro días y cómo se come en la ciudad más chic de Italia, pero primero quería compartir contigo el inicio de este viaje y por qué tiene un significado especial para mí.

Nos vemos por el camino,

@escritoraviajera

Viaje a Milán

Subiendo a un autobús municipal en Milán – @escritoraviajera

Loading Likes...