Rua do Espirito Santo

Rua do Espirito Santo | Lisboa, Portugal

Cuando llegas al Castelo de Sao Jorge, en Lisboa, tienes la oportunidad de introducirte de lleno en el alma de la ciudad. La urbe está llena de calles portuguesas con un aire a fado que parecen querer llevarte hasta el mismo centro de su historia.

Ya cuando subes con el tranvía, si te acercas desde la plaza Mayor, o desde algún punto más abajo, Lisboa te estará llamando desde el primer momento. 

Pasarás por calles estrechitas en las que los lisboetas tienen la ropa tendida en sus ventanas, junto a la misma vía del tren. De una manera tan natural que, al pasar, podrías tocarla con tus manos sin necesidad de estirar los brazos.

Y, si hay algo que me encanta de estas calles una vez he bajado del tranvía, es patearlas mientras voy absorbiendo el alma de la ciudad. Conservan sus porqués, sus edificios, sus materiales típicos. Sus colores. Conservan su vida. Y, por eso mismo, Lisboa nunca dejará de ser Lisboa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recomendaciones y
descuentos

Comparto contigo las empresas con las que yo me muevo para que puedas conocer sus programas de viaje y te puedas beneficiar de sus descuentos. Si accedes desde mi web a mí me corresponde un porcentaje que me ayuda a seguir adelante con este proyecto.

¿Sigues
leyendo?

Aquí abajo tienes más posts para seguir viajando conmigo o conocer todo lo que he aprendido estos años sobre el marketing turístico en España y Portugal.

Tienda de cerámica en el barrio Alto

Capítulo 17: Ruta literaria por Lisboa

Las crónicas cuentan que fue la única ciudad europea en la que podían convivir judíos y refugiados que huían de los nazis con miembros de la realeza como Carol II de Rumania o los duques de Windsor