En Wikipedia puedes encontrar una aproximación bastante clara de lo que es el turismo sostenible, y cómo se está trabajando en esta dirección desde 1975, con la implicación de instituciones como la UNESCO


Como he visto en la FanPage de Facebook que ha gustado bastante el manifiesto viajero, te traigo el Manifiesto viajero vol. 2, una continuación del primero, con 15 ideas más, esta vez aún más centradas en un turismo sostenible.

La idea es alterar lo mínimo la vida de la zona a la que te vas a mover y colaborar con el mantenimiento de la producción de productos locales.

Y es que el turismo sostenible lo que busca es fomentar el crecimiento de la economía del lugar sin alterar la vida de la gente del sitio que vayas a visitar y desestacionalizando al máximo la llegada de viajeros.

Estos 15 puntos ahondan de lleno en la vida local y en la idea de ir dejando atrás el cliché del típico turista:

1. No busques los locales más conocidos ni los más turísticos. Estos suelen ser los menos auténticos. Investiga un poco más para dar con los sitios de toda la vida y mézclate con el ambiente.

2. Consume siempre en locales donde cocinen con productos de la zona.

3. Muévete en transporte público.

4. Busca alojamientos que se caractericen por tener la personalidad típica del lugar. Estos suelen estar por las zonas más antiguas, que no siempre coinciden con las más céntricas.

5. En lugar de comprar souvenirs, tipo llaveros o imanes, prueba las mil opciones del sitio que estás visitando: desde productos gastronómicos locales hasta cualquier otro material u objeto típico de la zona.

6. Si quieres hacer fotos del lugar, no irrumpas con un camarón. Sé más discreto y llévate una compacta o una cámara poco pesada y con el objetivo poco llamativo.

7. No hagas fotos a todo como si tuvieras un tic. Descansa a ratos de la cámara o del móvil y respira el ambiente sin más objetivo que estar ahí.

8. En los lugares de culto, como iglesias o templos, respeta el lugar y el momento de oración. Si quieres entrar, siéntate y observa. No pases por delante de altares y rincones sagrados como si andaras por tu casa.

9. No ensucies. Respeta tanto los espacios públicos como privados que vayas a visitar. Esto incluye no alterar en nada el aspecto de monumentos y lugares o piezas históricas

10. Adáptate a los horarios del país, especialmente para las comidas.

11. Respeta las horas de descanso.

12. No montes algarabía ni hagas excesivo ruido. Trata de ser discreto. Por tu seguridad y por respeto a la gente de la zona.

13. Si asistes a alguna festividad local, respeta siempre las costumbres de la zona y no alteres la actividad.

14. Da las gracias. Siempre. Y en la lengua local. Despertarás una sonrisa en la otra parte.

15. Al final, como decía mi abuela, todo se resume en un “allá donde fueres, haz lo que vieres“.

Mi primer manifiesto viajero lo tienes aquí.

Al final, como todo protocolo, el turismo sostenible lo que busca es siempre el beneficio para todas las partes y huir del turismo de masas, en favor de uno más consciente y respetuoso.

¿Se te ocurre algún punto que no haya mencionado? Tienes abajo la opción de dejar tu COMENTARIO.

Tienda de cerámica en el barrio Alto

Tienda de cerámica en el barrio Alto

Loading Likes...