Aunque no te guste el whisky, la visita a esta destilería vale la pena para hacer un recorrido por sus instalaciones escuchando a los guías explicándote la historia de este licor 


No digo nada nuevo si te cuento que en Escocia es donde probarás el mejor whisky del mundo y que, si vienes hasta aquí, es aconsejable que te acerques a una destilería para conocer su historia de primera mano.

Así que, después de pasar un día en Inverness y otro día en el lago Ness, nos dirigimos a la Dalwhinnie Distillery, en el pueblo del mismo nombre, ubicado en las Tierras Altas, para no faltar a la cita.

LA DESTILERÍA

Cuando llegamos, lo primero que me llamó la atención fue que se trataba de un complejo de varios edificios bajos y de un blanco que contrastaba con el paisaje.

Nosotros recorrimos la destilería de mano de una de sus guías, que fue un encanto en todo momento. En este caso no hablaba castellano y desconozco si en temporada fuerte habrá guías que hablen idiomas, pero es aconsejable que te manejes mínimamente con el inglés.

La visita en sí a la destilería es muy estricta en cuanto a las normas de seguridad, así que te piden que sigas en todo momento sus indicaciones para evitar cualquier percance en las instalaciones.

Por seguridad, entre otras cosas, no podrás hacer fotos en gran parte del trayecto y tendrás que aguantar el ambiente (muy) frío, necesario para conservar bien el producto.

Además, verás barricas antiguas y te contarán su leyenda de cómo hacen su whisky: con cabeza, corazón y estómago.

CATA Y VASO DE REGALO

Al final del recorrido te sorprenden con una cata incluida en el precio y un vaso de whisky de regalo. Yo lo probé para no ser descortés (no bebo alcohol), pero la verdad es que me pareció muy fuerte. Los compañeros de viaje que sí que eran aficionados comentaron que estaba supremo.

Si entiendes un poco del producto, sólo comentarte que aquí producen whisky escocés de malta única y que ellos se refieren a su propio whisky como Highland Whiskey, pero como están en la región de Highland y Speyside, legalmente puede llamarse whisky Highland o Speyside. En cada zona de Irlanda se elabora un tipo de whisky y todo el tema de las denominaciones lo tienen muy controlado.

Aquí en concreto actualmente se encuentran celebrando su bicentenario con todo tipo de actividades, por lo que puede ser una buena excusa para montar un viaje de sensaciones gastronómicas.

Dalwhinnie-Distillery

Detalle de uno de los edificios

SU ENTORNO

Como todo en las Tierras Altas, el paraje es espectacular, lleno de verde, grandes espacios abiertos, montañas al fondo y mucha tranquilidad.

Si vas con tiempo, yo te aconsejo que no vayas sólo para hacer la visita a la destilería, sino que disfrutes un poco del lugar y que saques la cámara. O que, simplemente aproveches para desconectar mirando al infinito. Cuando digo que los paisajes por toda esta zona son espectaculares me quedo corta.

ACCESO Y PRECIOS

Nosotros accedimos con el bus de David por la A889, después de recorrer mucha ruta plagada de campos verdes, y me pareció una manera estupenda para ir familiarizándome con el ambiente que rodea a todo este mundo.

Cuando acabes la ruta por la destilería, con precios entre las 12 y las 24 libras, accederás directamente a su tienda, donde podrás adquirir todos sus tipos de whisky (no aptos para todos los bolsillos) y de productos relacionados con la marca.

¿También has visitado alguna destilería de whisky en Escocia? Puedes compartirlo abajo en COMENTARIOS. 

Ahí va la galería de fotos de la Dalwhinnie Distillery:

Loading Likes...