Ni es la panacea, ni tienes por qué pasarlo mal. Cada vez más chicas nos atrevemos a viajar solas, a cualquier edad, y por (casi) cualquier parte del mundo


Nunca fue mi opción prioritaria, pero la vida va cambiando y al final te acabas planteando preparar alguna salida por tu cuenta.

Ya probé en octubre de 2018 una salida sola a Lisboa para participar en el taller de foto de calle de Jota Barros. Pero hasta ahora no me había ido sola para volver sola. Llevo muchos años moviéndome a mi aire, pero siempre con compañía en los destinos. El caso es que tenía mono de fotos en algún lugar de costa en el que no hubiera estado, y tenía pendiente desde hacía tiempo visitar Tabarca.

Como además este verano el calor no me estaba afectando en exceso, y tenía unas vacaciones generosas, en cuanto organicé un poco la agenda, reservé mi habitación, el barco y poco más.

Así que, después de mi primera experiencia, te paso aquí abajo mi lista personal de 10 puntos positivos, y 10 puntos negativos, por si te lo estás planteando y te sirve de algo mi punto de vista. 

10 PUNTOS POSITIVOS

Empiezo con la parte positiva de viajar sola, ya que a veces nos centramos en la parte negativa, y no nos decidimos a dar el salto:

Tú decides: destino, fecha, presupuesto, y TODO lo que comprenda la salida.

Puedes aprovechar para pasar unos días desconectando de todo el mundo y resetarte del día a día.

Si eres de ir con la cámara, como es mi caso, podrás dedicar el tiempo que quieras a hacer tus fotos, sin tener que estar con la tensión de que te están esperando.

Conocerás a gente interesante que, de otro modo, no entablaría conversación contigo. En los locales esto lo he notado especialmente.

Te integrarás más en el lugar, y verás cosas que de otro modo igual te perderías.

El ritmo lo marcas tú al 100%. Cuando quieres descansar, descansas. Cuando quieres activarte, te activas.

Si sales fuera de España, puedes aprovechar para practicar el idioma del destino.

Podrás cambiar de planes sin tener que convencer a nadie. Eres libre como el viento.

Te darás cuenta de que aprender a estar sola es sano y necesario.

Puede que empieces a quitarte de encima prejuicios de ti misma y de los demás. Empezarás a verlo todo con otros ojos, desde un punto de vista más sano y sincero.

Sola en Tabarca

Viajar sola | La isla de Tabarca

10 PUNTOS NEGATIVOS

Mi primera salida totalmente sola, a la isla de Tabarca, ha tenido sus incidencias. Desde que la tarjeta BNeXT no me dejó pagar en la autopista y además se tragó mi dinero, hasta que el coche me falló justo antes de salir, la mallorquina se me rompió cuando andaba sola paseando por la isla, o que no me dieron de comer por ir sola. Pero, ¿sabes lo que hice? Reírme y echarle cara.

Ahí van los 10 puntos más negativos: 

No compartes la experiencia con nadie cercano a ti. Y en ocasiones lo vas a echar en falta.

Si estás en un apuro, tendrás que saber salir tú sola. Puede que en estos momentos sea donde más puedas notar la soledad.

Algunos ratos pueden resultarte aburridos. Te sugiero que te lleves una pequeña tablet o un libro para leer a ratos. Si no, siempre nos quedarán las revistas.

En algunas ocasiones, especialmente de noche, no te sentirás segura al 100%.

La salida te saldrá más cara. Especialmente el alojamiento.

No puedes perderte detalle. Todo depende de ti. Te va a tocar estar más alerta que de costumbre.

No podrás probar el plato de tu acompañante. Lo sé, no es vital, pero te permite probar al menos el doble de cosas.

No tirarán de ti para reactivarte en los momentos de más cansancio.

No te aconsejo que salgas fuera si no te manejas con el idioma.

Y sí, aunque no te lo creas, en algunos sitios no te darán de comer (te lo cuento en el primer post de Tabarca).

Sola en Tabarca

Viajar sola | Una de las muchas calas de la isla de Tabarca

MIS 10 CONSEJOS

Juntamos positivo y negativo, y pasamos a mis 10 propuestas para que vayas algo más entrenada de lo que fui yo y que no se te estropee el viaje:

Lleva dos tarjetas: una monedero y otra adicional, y asegúrate antes de salir de que ambas funcionan bien.

Lleva siempre pequeñas cantidades de dinero líquido encima. Si vas al extranjero, cambia allí la moneda.

Lleva siempre encima un cargador para el móvil o una batería extra. 

Que al menos un par de personas de tu entorno sepa dónde vas y cuándo. Envía WhatsApp de vez en cuando.

No planifiques al 100%. Improvisarás más que si fueras acompañada.

Ve siempre con mucho tiempo de antelación a coger los transportes. Si hay alguna incidencia, estás tú sola para gestionarla, lo que supondrá perder más tiempo.

En cuanto decidas el destino, reserva el alojamiento y el transporte con todo el tiempo de antelación posible para reducir algo el precio.

No vuelvas tarde por las noches. Sigue siendo poco seguro para nosotras en la mayoría de lugares. A cambio, si te retiras pronto a descansar, podrás madrugar y aprovechar bien los días.

No mires mucho el móvil. Aprovecha para olvidarte de tu vida rutinaria.

CONCLUYENDO

Sí, viajar sola es genial. Pero siempre con precauciones. Aún así, haciendo balance, tengo claro que yo repetiré. Especialmente en Tabarca y en Lisboa, siguiendo mi máxima de repetir destino.

¿Tú también te has ido sola y tienes algún otro consejo? Abajo en los comentarios puedes compartirlo.

Sola en Tabarca

Viajar sola | Atardecer en la isla de Tabarca

Loading Likes...